RESEÑA HISTÓRICA DEL SEVEN DEL FIN DEL MUNDO

El Seven del Fin del Mundo es uno de los eventos más atractivos para todo jugador de juego reducido de rugby de la argentina y ya reconocido en sus ininterrumpidos 29 años de realización. Han pasado por el mismo diversas personalidades del rugby nacional como Aitor Otaño que fue nuestro invitado de honor en la décima edición.

Para hacer una reseña tenemos que remontarnos a 1984. En esa época llegaron a la ciudad, como todos los años, muchachos que venían con el deporte incorporado y coincidió que algunos de ellos eran fanáticos de las tocatas y por supuesto del seven, por lo que se empieza a planificar un torneo. En un principio fue un seven provincial que se llevó a cabo después de un sorteo en Río Grande en el año 1985, luego en el 86 no se pudo realizar en Ushuaia por diversos motivos.

Ya en 1987, en uno de los entrenamientos del club, todos los muchachos de aquellos años entre los que recordamos a El Ñoño Albistro, Juan y Luis Pelloli, Marcelo Lima, Esteban Flores, Marcos Lugones, Coco Pincol, Pato Perrone, Alcides Acosta, Marcelo Ahumada, Mariano Viaña, Néstor Sosa, el Negro Alegría, Carlos Percello, Jorge Rabassa y Cali Ríos, entre varios otros, acompañados siempre por la dirigencia de entonces: Carlitos De Lorenzo, Hugo Noia y el gran Maneco Sánchez, quienes fueron los primeros dirigentes del club. Este grupo de entusiastas decidieron hacer en ese mes de diciembre la Primera Edición de un torneo de Seven a Side y el nombre se lo pusieron pensando en un evento que llamara fuertemente la atención, que quede como marca registrada y que trascienda en el tiempo, de ahí salió el Seven del Fin del Mundo, con el logo que aun hoy se utiliza.

El evento se armó de la siguiente manera: había un equipo representativo del URC y el resto de los muchachos se dividieron en grupos de cuatro y cada grupo tenia que juntar en la ciudad el resto de su equipo, indumentaria y ponerse el nombre.

Al año siguiente, para darle mayor jerarquía se decidió elevar el nivel de los árbitros, fue por ese motivo que se conectaron con Don Pedro Yacachurry, quien nos visitó en esa segunda edición con dos referees de Buenos Aires de excelente nivel: Efraim Sklar y Gustavo Krieger. Es de destacar que en esta segunda edición, además del conjunto local y Río Grande, con varios equipos cada uno, nos visitaron equipos de Río Gallegos, algunos otros que se formaron en la ciudad y el destacado fue sin duda el equipo de Las Águilas, el cual surge de un desprendimiento de jugadores del Ushuaia que en octubre del `88 deciden formar su propio equipo que se trasformó con los años en el segundo club de rugby de la ciudad.Mucha gente de la ciudad aun recuerda esas finales del Ushuaia con Aguilas y toda la ciudad al costado de la cancha.

En el 89 Don Pedro Yacachurry vino nuevamente con Efraim Sklar a quien acompaño José Luis Rolandi, quienes en ese momento eran los árbitros numero uno y dos de la Argentina. A partir de la segunda edición se estableció que hubiera una mesa fiscalizadora la cual en sus inicios fue presidida por Don Douglas Philips, gran amigo de ese grupo de muchachos, quienes necesitaban del hombre de rugby que simbolizaba la dirigencia, la experiencia y el desarrollo de un club.

Desde entonces tanto Yacachurry como Sklar nos acompañaron en todas las ediciones posteriores, trayendo en cada oportunidad a uno o dos árbitros de nivel nacional, y Don Pedro fue considerado el Padrino del Seven. (Èl siempre decía, cuiden al nene, ahora es chiquito, cuando crezca, camine solo y tome color, todos van a querer estar al lado de él). Estos dos señores fueron quienes hicieron conocer a grandes árbitros nacionales como, Degano, Barceló, Pilara, Urrutia, Toscano, Rabuffetti, Borghi, Cuesta, De Gonzalo, Sánchez Ruiz, Pichot, Blengio, Deluca y tantos otros. En aquellos años tanto el seven como las distintas figuras que año tras año participaron fueron la pantalla promocional hacia el resto del país, y fue este torneo la acción que simbolizo el desarrollo y la evolución del rugby de la provincia. Efraim Sklar es desde ya hace unos años un colaborador incondicional del club en Buenos Aires y en varias oportunidades ha representado la institución.

Desde ese momento aquel grupo de jóvenes que cubrían todos los roles: jugadores, dirigentes, árbitros, personal de mantenimiento, etc. pensaron en el evento tenia que trascender las fronteras de la isla y es por eso que pensaron en la prensa. Con el apoyo del Gobierno a través del Instituto Provincial de Turismo y con el objetivo común que a través del deporte se difunda turisticamente la ciudad mas austral del mundo se empezó a contar con periodistas de nivel nacional como: Nicanor González del Solar, Frankie Deges, Rulo Taquini, Miguel Simón, Alejandro Coccia entre otros como así también distintos medios de difusión masiva como el Gráfico, Ole, Revista Pre Match, y Rugbiers.

El evento se transformó así en un clásico para el rugby nacional y esto trajo el apoyo de diferentes sponsors.

El Gobierno de la Provincia y la Municipalidad de Ushuaia siempre fueron grandes aliados a este espectacular torneo que se convirtió en la pantalla nacional del rugby de la provincia, y en uno de los eventos más importantes que año atrás año se lleva a cabo en la sede del URC a orillas del Río Pipo.

Aquel grupo de conducción empezó a organizarse y cada año con el superávit que dejaba el evento se mejoró notablemente la cancha y se construyeron el quincho y las tribunas. Ya por el año 92 llegaron equipos de distintos puntos del país, Buenos Aires, Rosario, Córdoba, La Plata, Corrientes, además de los de la Región Patagónica.

Entre los años 92 y 97 participaron del Seven muchos equipos importantes, tal el caso de Los Ex Pumas, quienes luego fueron los Pumas Seniors, integrados por Lofreda, Madero, Cuesta Silva, Chapa Branca, Pope Morel, Los Travaglini, Martín Sansot y Perica Courreges; otro equipo que marcó su paso fue el de Los Monos Negros de Corrientes, todos en el ambiente del rugby fueguino recuerda lo hermoso que fue ver jugar en nuestras canchas a estos grandes jugadores y a ese fantástico equipo de seven que sin lugar a duda fueron unos adelantados en la modalidad de juego reducido en nuestro país.

El grupo de organización del evento, empezó a invitar jugadores de jerarquía para brindar mejor juego y prensa, por esta razón se contó con la presencia de Ivan Macat, Marcos Menta, La Bruja Jurado, Pedro Baraldi, Agustin Ezcurra, Agustín Pichot, Colorado Fuchelli. El equipo San Luis de La Plata fue por dos años consecutivos merecido Campeón del evento dejando su huella en la copa Challanger que aun esta en poder del URC. Los Caranchos de Rosario, también campeones en una de las ediciones, quienes junto con Los Pinguinos de Pergamino, y Oll Resian de Rosario, fueron al igual que todos los que pasaron por estas canchas, verdaderos agentes multiplicadores de lo que se vive al jugar al rugby en la ciudad más austral del mundo.

Nombramos también a los Tobas de Formosa, dirigidos por el Amigo Rossi, el prestigioso Alumni de Buenos Aires, que de la mano de Fiordalisi llego a Ushuaia en dos oportunidades, El liceo Militar Gral. San Martín de Buenos Aires, el Córdoba Rugby, único club de la docta que participó del evento y mostró en su visita un excelente juego, Los Húsares, equipo de seven que también vino en varias ediciones a colaborar con su colorido y característico humor y juego de siete integrado por jugadores del Club Pueyrredón, el Liceo Naval, etc.

Tenemos que resaltar a fines de los 90 la aparición del Equipo de Los Presos, conformado con la base de un grupo de amigos de clubes de la ciudad que venían jugando y viajando juntos, y con el apoyo de Lino Adillon, aparecieron brindando un excelente espectáculo y juego vistoso que año a año fue imponiéndose con brillantes jugadores comandados por Diego Gómez Coll, un correntino que se convirtió en un amigo de la casa.

Llegando a las últimas ediciones podemos nombrar como protagonistas al equipo Vieyra que obtuvo la copa en el 2005, al Equipo Ussina, combinado de invitación que aparece en el 06 y consigue la copa luego de imponerse en una espectacular final con el equipo de Los Presos y el Equipo juvenil del Colegio del Sur conformado por jugadores formados en Ushuaia, quienes continuaron juntos jugando en Buenos Aires y se especializan en el juego reducido y consiguen su campeonato en el 07 ganando una muy buena final al equipo de Ussina.

En la Edición número XXII del seven, siendo la de mayor numero de participantes, nos visitaron, como siempre, todos los equipos que conforman la Unión local; Universitario y Río Grande de la ciudad del norte de la Isla; Las Orcas; Las Águilas, el Colegio del Sur de nuestra ciudad; varios conjuntos de Santa Cruz; Caranchos de Rosario. Por tercer año consecutivo se presento el equipo Ussina quien consiguió nuevamente el primer puesto.

Para destacar del equipo Ussina de ese año, fue elegido mejor jugador, el Lichi de la Tablada, Lisandro Gómez López, quien integro el conjunto con Gaston Revol, Agustín Vaccari, Sebastián Cuadrado, Nacho Karqui, Nico Andrés, Tano Albrisi, y Tonga Vargas, mas dos jugadores de Pueyrredon, pero fueron de Córdoba el conjunto campeón.

La Edición número XXIII, con la difusión de canal 7, ganó la copa de oro nuevamente el equipo Ussina. En el año 2014, pasaron la 24, se hizo notar los 25 años con la visita de dos ex All Black que le dieron mucha trascendencia al evento. Luego la 26 y 27 ganaron Los Tilos de la Plata.

Para cerrar esta reseña, aquel grupo de jóvenes que hicieron posible este ya tradicional evento tuvieron siempre presente las palabras de Luís Victorio Brocca, quien decía:

“Quien juega rugby lo experimenta como un sentimiento, como un estilo de vida. Rugby es sinónimo de diversión con sacrificio y amistad”